Pearl Harbour, 75 años después

1941-pearl-harbouraerial_ussarizona_ussmissouriEl 7 de diciembre de 1941, Japón atacó la base naval de Pearl Harbour, en la isla Oahu, en las Hawaii.  Más de 350 aviones de todo tipo, procedentes de seis distintos portaviones, sorprendieron, en las primeras horas de un domingo, a unas dotaciones norteamericanas que quizá habían prestado poca atención a algunas señales de alerta.  Cuando se cumplen 75 años del ataque japonés que determinó la entrada de Estados Unidos en la Guerra Mundial, es momento de recordar que 2.403 norteamericanos murieron y 1.178 resultaron heridos en el ataque, que hundió cuatro acorazados y dañó seriamente otros cuatro, además de hundir otros buques de menor porte. Los japoneses perdieron solo 29 aviones frente a los 188 aviones estadounidenses destruidos. En la actualidad, la zona principal del ataque japonés está convertida en un museo memorial. Se puede visitar el imponente acorazado “USS Missouri”, mantenido por una asociación de voluntarios, y el monumento Memorial a las víctimas que se construyó sobre un pantalán flotante, sobre el lugar donde yace el pecio del “USS Arizona”.

Desde hacer varias semanas, las diversas instalaciones navales y aéreas de Estados Unidos en Hawaii están desplegando una serie de ceremonias que culminarán el miércoles, 7 de diciembre. Al recuerdo de los que murieron en aeródromos y buques se unen las celebraciones del Servicio de Parques Nacionales, que se ocupa del Memorial del acorazado Missouri. El portaaviones “John C. Stennis” se ha sumado a los actos oficiales en los que estarán presentes algunos veteranos que hace 75 años conocieron el ataque real.

Publicado en un mar de historias | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

El “Queen Elizabeth” esquiva la tormenta

qeEl “Queen Elizabeth”, que pasó parte del lunes en la zona de cruceros de la ampliación del puerto de Valencia, tuvo que eludir la fuerte tormenta que se movía frente a las costas de la Safor y la Marina al anochecer, cuando se dirigía a Cartagena. El buque, que navegó entre Alicante y Valencia en la noche del domingo al lunes, partió de Valencia sobre las cinco de la tarde. Pero entre las 7 y las 9 de la tarde, como vemos en el trayecto de Marine Traffic, hizo un quiebro al temporal en busca de aguas más calmadas en esa hora crucial de la cena elegante, las copas en los distintos bares o el pase de espectáculos a bordo del buque.

queen_elizabethDesde primera hora de la mañana del lunes, el muelle de cruceros de la ampliación del puerto de Valencia albergó al hermoso crucero “Queen Elizabeth”, estrella de la actual Cunard. También estuvo en puerto, a primera hora, el “Costa Fascinosa”, otro de los cruceros que aprovechan el calendario de otoño para acercarse a Valencia donde se supone que el clima es más bonancible. Al atardecer y con mar algo incómoda, el “Costa Fascinosa” hizo el trayecto hacia Palma de Mallorca, donde pasará parte del martes.

Publicado en mar de valencia | Etiquetado , , | Deja un comentario

Adolfo Utor recibe el premio Cavanilles de turismo

utor-escritores-turismoA sus 55 años, Adolfo Utor, el presidente de la naviera Baleària, se muestra arrollador desde una línea de crecimiento desde la serenidad del trabajo bien hecho. Más convencido que nunca del valor de la reputación tiene como intangible en el balance de las empresas, está cosechando en los últimos meses no pocos premios y reconocimientos. El último ha sido el Premio Cavanilles, que otorgan cada año los Periodistas y Escritores de Turismo Valencianos, que recibió el viernes de manos del Secretario Autonómico de Turismo, Francesc Colomer.

Miembro de la junta directiva de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), de Exceltur y de la Mesa del Turismo Nacional, presidente de la comisión de líneas regulares de la Asociación Naviera Española (ANAVE), el empresario, nacido en Alhucemas en 1961, se siente vinculado a Denia desde sus primeros días: allí tiene familia y amigos y allí comenzó su carrera profesional, a orillas del Mediterráneo. Un mar que es su campo de trabajo; en un oficio que consiste en “facilitar el movimiento de la gente, del comercio, de la cultura”. “Un trabajo milenario: –decía– como el de cosechar aceite o vino…”

Utor sabe que las empresas deben crecer. Especialmente la suya, que se mueve llamativamente en un mundo donde tanto abundan las absorciones para ganar más y más dimensión. Por eso opta a prestar servicio entre La Habana y Miami. Y a seguir creciendo “haciendo las cosas bien”. “La empresa se debe al cliente y a los empleados, al proveedor y a la sociedad, cuidando desde luego a los accionistas”, decía el viernes, sin dejar de piropear el lado cultural del trabajo de transportar gente por el mar “uno de los más antiguos del mundo”; un trabajo que “hizo posible la civilización”. “La reputación, se dice ahora, es entre el 50 y el 80 % del valor de las empresas; pero esos son conceptos recientes, cuando la verdad es que nosotros ya teníamos un compromiso social claro desde que nacimos”.

El presidente de Baleària hace años que dejó atrás sus responsabilidades políticas como dirigente del PSPV en la Marina y primer teniente de alcalde en Dènia. Pero los ideales siguen frescos en un hombre que está desarrollando una intensa labor cultural en La Marina a través de la Fundación Baleària. No en balde su empresa naviera se inició en ese eje de comunicación lógico: el de la línea recta entre dos puntos cercanos llamados Dènia e Ibiza. Su empresa, que quiere desarrollar “con valores, sostenible e innovadora”, es la que ofreció hace unos meses un barco para desplegar el proyecto de traer refugiados directamente desde las islas griegas a la Comunitat Valenciana. Es también la que este año ha enlazado con gran éxito Valencia con  Argelia, convirtiendo nuestro puerto en el situado más al norte de cuantos operan en el Paso del Estrecho. “Conviene hacer las cosas bien”, reiteró varias veces en su discurso de agradecimiento. Y en eso está…

Publicado en mar de valencia | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Trasmediterránea cumple hoy un siglo

la-rodaHoy hace un siglo, el 25 de noviembre de 1916, cuatro navieros valencianos y catalanes dieron lugar, a través de un proceso de fusión, al nacimiento de la Compañía Trasmediterránea. Los propietarios de las navieras fundacionales, José Juan Dómine (Compañía de Vapores Correos de África), Vicente Ferrer Peset (Ferrer Peset Hermanos), Joaquín María Tintoré (Línea de Vapores Tintoré) y Enrique García Corrons (Navegación e Industria)  estamparon su firma en Barcelona. La nueva compañía naviera comenzó a operar en enero de 1917 con una flota de 44 barcos.

“En 2017 conmemoraremos el Centenario de Trasmediterránea, una celebración que queremos  compartir con todas las personas que han formado y forman parte de la empresa, trabajadores y clientes, sector marítimo e instituciones que colaboran día a día con el desarrollo de nuestra actividad”, ha indicado Mario Quero, consejero director general de la Compañía, Mario Quero.

A partir de la puesta en servicio de la Copañía, otras navieras se incorporaron a aquel notable grupo promotor: la Marítima, Compañía Mahonesa de Vapores;   Isleña Marítima,  Compañía Marítima de Barcelona  y Compañía Anónima  Vinuesa de Sevilla. En el año 1930 lo hizo la Compañía de Vapores Correos Interinsulares Canarios.   Además de las flotas que aportaron las navieras, se sumó un plan de nuevas construcciones entre 1927 y 1929, en el que se incorporaron a la flota de  Trasmediterránea diez nuevos buques, parte de ellos construidos en el astillero Unión Naval de Levante, fundado en 1924, en Valencia, y cuyos principales accionistas eran los promotores de Trasmediterránea.

Cien años después, Trasmediterránea mantiene sus conexiones regulares de pasajeros y carga entre los principales puertos de la península,  Baleares, Canarias, Ceuta y Melilla, Marruecos y Argelia.  Próximamente verá la luz el libro dedicado al Centenario de Trasmediterránea, dirigido por Juan Carlos Díaz Lorenzo, historiador e investigador naval, con la colaboración del capitán retirado Francisco Font Betanzos y de Laureano García Fuentes.

En la foto, uno de los barcos fundadores, el “Vicente La Roda”, un buque que atesoró la rareza de haber naufragado dos veces: la primera fue en 1938, en Palamós, durante la Guerra Civil. Reflotado luego, sirvió a otra compañía, la Illueca, que lo perdió en 1960 en la zona del Cabo Peñas, donde ahora duerme.

Publicado en mar de valencia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La aburrida espera de Hanjin

hanjin_koreaDesde hace varias semanas, un gran buque portacontenedores, el Hanjin Korea, aguarda órdenes en el Mediterráneo, a unas treinta millas de la costa de Alcossèber. Recibió instrucciones de echar el ancla en esas aguas y allí se encuentra al pairo, obediente, con algo más de una veintena de tripulantes a bordo. Durante la última semana, la mar ha estado especialmente dura en la zona donde se encuentra el buque, de 350 metros de eslora y 45 de manga. Pero allí están, aguantando, unos hombres a los que el destino ha puesto a prueba de resistencia.

Desde que la naviera surcoreana Hanjin entró en quiebra, a finales de agosto, docenas de sus barcos portacontenedores han pasado por contingencias muy variadas que en ocasiones parecen verdaderas aventuras. En las primeras semanas, docenas de barcos no pudieron descargar en unos puertos que reclamaban el pago de los derechos por adelantado. Después, a finales de septiembre, cuando la empresa pudo ir haciendo frente a esos gastos, pudieron ir descargando, como ocurrió con cuatro de ellos en los muelles de Valencia. En octubre, conseguida la descarga de las mercancías, no pocos de los mercantes empezaron a vivir aventuras de abandono o soledad en medio del mar.

En estos momentos hay una veintena larga de barcos de Hanjin en distintos puntos del planeta. De los que pasaron por Valencia hay que señalar que el Bosal regresó a Oriente y espera en Singapur. El Shenzhen está en aguas del Estrecho, frente a Fuengirola; el Spain, cerca de Gibraltar; el Tabul en Rotterdam y el Italy, en Dunquerke.

Publicado en mar de valencia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

En 2017 saldrá a concurso la futura Estación Marítima de Valencia

 

sea_cloudLa Autoridad Portuaria de Valencia ha anunciado que el año próximo “está previsto” sacar el concurso “para la construcción y explotación de la nueva terminal en el muelle de cruceros ubicado en la ampliación norte” del puerto. Quiero eso decir que, si los aspectos financieros no se tuercen, Valencia tendrá una terminal de cruceros estable y moderna hacia el año 2020; quizá, si hay suerte, en 2019. Este calendario, que no parece alarmar a nadie en la ciudad, nos señala el trágico retraso de las sucesivas administraciones con una infraestructura que debería haber estado disponible para la Copa América de 2007, umbral del extraordinario desarrollo del turismo de cruceros que ha tenido Valencia, junto a otros puertos españoles, desde entonces. Es fácil observar, sin embargo, que puertos como Barcelona y Vigo, así como Málaga, tienen estaciones marítimas bien dotadas y modernas en zonas que, además, son fácilmente accesibles para el público, razonablemente cercanas a la ciudad.

Al recordar ese futuro concurso, la APV ha informado que “el puerto de Valencia dispone de dos muelles que permiten el atraque de buques de hasta 300 metros de eslora y otros tres muelles situados en la zona de la ampliación norte para aquellas naves que superan los 300 metros de eslora. Todas las infraestructuras cuentan con los últimos estándares en materia de calidad de servicio y seguridad al pasajero y al buque”. Nada ha dicho, sin embargo, sobre la posibilidad de que buques de crucero de pequeño porte pudieran acceder a la vieja dársena valenciana lo que daría a la Marina Juan Carlos I una animación que le fortalecería. Por poner un ejemplo cercano, de los cuatro cruceros que entrarán en puerto el martes, uno de ellos, el “Sea Cloud”, (en la foto) un bello velero de 80 años de vida, podría hacerlo con comodidad, ya que tiene un calado no muy superior a los cinco metros.

Los otros tres cruceros previstos son el Aidablu, el Rhapsody of the Seas y de nuevo el Mein Schiff 5, lo que supondrá en total, la llegada y posible desembarco de hasta 7.200 pasajeros. La APV, además, ha informado que “el puerto de Valencia cerró 2015 con un total de 371.374 turistas de cruceros y se prevé que en 2016 se alcancen 402.000 cruceristas. Actualmente, Valencia actúa como puerto base para las navieras MSC Cruceros y Costa Cruceros y recibe escalas de otras 34 compañías del sector. El Plan Estratégico de la APV prevé que para 2020 se alcancen los 600.000 pasajeros, 250 escalas y 40 navieras”. En el acumulado hasta septiembre, el movimiento de cruceros ha recuperado su tónica positiva con un incremento del 1,84%. En concreto, durante este periodo, 276.113 pasajeros recalaron en Valencia a bordo de una de las 122 escalas de cruceros que atracaron en el recinto del Grao. “Igualmente –dice la APV–, el tráfico de pasajeros de línea regular ha experimentado un crecimiento del 29,57%, con un movimiento de 386.624 pasajeros. En total, durante los nueve primeros meses del año, 662.737 personas han utilizado el puerto de Valencia para sus desplazamientos marítimos”.

Las cifras generales que la APV ha facilitado indican que “el acumulado durante los tres primeros trimestres del año permiten comprobar la recuperación de la senda del crecimiento del Puerto de Valencia en todas sus actividades esenciales. A día de hoy Valenciaport ya mueve más contenedores, más automóviles, más cruceros y más toneladas que el año pasado, durante los nueve primeros meses del año”.

Publicado en turismo de cruceros | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Centenario de Trasmediterránea: demasiado silencio

 

trasmediterranea_b1ct36aDentro de nada, el 25 de noviembre, se van a cumplir cien años de una gran compañía naviera, la Trasmediterránea, que fue fundada en Barcelona con raíces netamente valencianas. Entre sus fundadores, respondiendo al empuje de Juan José Dómine, estuvieron la Compañía de Vapores Correos de África, la Sociedad Línea de Vapores Tintoré, Ferrer Peset Hermanos y la S.A. Navegación e Industria, empresas que quisieron poner sus medios en común para hacer frente al reto de los servicios de comunicación entre la Península, las islas y el norte de África.

Sin embargo, estando tan cercana la fecha, no parece que se esté moviendo nadie de forma especial en la ciudad en que nacieron la mayor parte de los promotores y fundadores de la empresa. Ni ha habido quien haya movido ficha en Valencia ni Trasmediterránea ha anunciado que vaya a hacer nada especial en la ciudad o el puerto. Valencia, donde hace poco se anunciaron las bases del proyecto de creación de un Museo del Mar, tiene en mantillas una asignatura descuidada durante décadas. Trasmediterránea ya ha informado que sus celebraciones las hará, sobre todo, a lo largo de 2017; pero, a falta de un mes, hay un silencio que indica que en Valencia podría pasar desapercibido el centenario, algo que sería bien lamentable. Para empezar, porque de los 44 barcos “fundacionales”, la gran mayoría eran “valencianos” y llevaban tripulaciones en las que abundaban vecinos de los barrios marineros de la ciudad. Todo eso sin contar con que ocho años después nació, como complemento natural de la flota, el astillero y taller de Unión Naval de Levante, otra joya de la corona marítima valenciana que el tiempo se ha llevado sin remedio. Cuestión de memoria histórica, vaya…

Publicado en mar de valencia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario